14.7.05

Se nos va de las manos...

El Mundo dice que Reuters dice que un libro alemán dice que al Papa no le gusta Harry Potter.

Y yo que lo recomendaba, en versión original, para quien quisiera leer algo ligerito en inglés...

En fin, aquí lo dejo. Me voy de campamento, así que no apareceré de nuevo hasta agosto. Para entonces escribiré sobre ello --ya que lo pidió Marta en un comentario :-) -- y... me leeré Harry Potter and the Half-Blood Prince.

5 comentarios:

Lucas dijo...

Lo siguiente... prohibir "Teo en la Playa" por inmoral. Pues no era corto ni na el bañador del muchacho.

Lo que hay que ver, leer y oir...

Marta Salazar dijo...

Sobre Harry Potter y Joseph Ratzinger, copiaré lo que escribí ayer, en la esperanza de aportar algo en la discusión y no sin antes reconocer que soy fan de Harry y de Joseph, ambos en distintos "niveles".

Lo que dice El Mundo es un poco exagerado, o bastante exagerado. Saca un poco las cosas de su lugar. Hoy puse un comentario en Aciprensa, no tengo copia, pero decía más o menos esto:

Gaby Kuby es una exagerada. Ella dió su opinión y se la mandó al Cardenal Ratzinger. Es el típico anhelo de los católicos alemanes de no "pechar" con sus propias decisiones, sino que buscar la "bendición eclesiástica". El Card. Ratzinger no había leído Harry Potter, no tiene tiempo de leerlo, no es lo suyo. Sólo respondió la carta de la Kuby. En base a lo que ella le dijo, cómo ella describió el libro de la Rowling.

Harry Potter no es para los alemanes. Tanto Joseph Ratzinger, como la Gaby Kuby pueden encontrar malo Harry Potter y están en su perfecto derecho a hacerlo. Pero no me pueden imponer a mí que no me guste el libro. O anatemizarlo.

Además, lo escribió Joseph Ratzinger en una carta personal a una escritora alemana (que no es santa de mi devoción). No es Benedicto el que habla.

Encuentro que se pueden sacar enseñanzas estupendas para educar a los niños y jóvenes cristianamente. El valor de la amistad, la lealtad, el no hacer acepción de personas, el valor del esfuerzo, el valor, el darse a los demás, el perdonar, en fin, una serie de cosas.

Sería largo para conversar.

Hairanakh dijo...

Claro que es exagerado, Marta. Pero a veces creo que la Iglesia cuida (¡cuidamos!) poco el mensaje que transmite, y que se dan mensajes más o menos institucionales sobre temas completamente intrascendentes. Claro que luego los periodistas tratarán de magnificar cualquier detalle de ese tipo...

La aclaración de Ratzinger vs. Benedicto es acertada, y a mí se me olvida a menudo ;-) Gracias por recordarlo.

¿Largo de conversar? Suena a conversación interesante... Lo anoto.

Lucas, no descartes lo de "Teo en la Playa"... X-DDD

Marta dijo...

Hola! La diferenciación entre B 16 y Joseph Ratzinger no es mía, sino del mismo Benedicto.

Poco después de ser elegido Papa dijo que ya no podría decir algunas cosas u opinar de la misma manera que lo hacía antes como Ratzinger.

Y es que él ha estado presente en la vida intelectual alemana durante todo el tiempo que ha vivido en Roma. Si hasta ha escrito comentarios en el FAZ o artículos para la revista Cicero.

Y no como un hombre que no acepta otra opinión. Ver diálogo con Habermas, por ejm. que coloqué en mi blog hace unos dos meses.

En este marco, se inscribe el "diálogo" este con Gaby Kuby. Ella le escribe. Él le contesta. Ella quiere publicar su carta-respuesta y él la autoriza.

Entre los cristianos alemanes -y, en esto, los protestantes o evangélicos nos llevan la delantera- hay una fuerte corriente anti-potteriana.

Yo discuto con ellos y les hago ver que si los Hnos. Grimm pudieron recopilar todas esas historias de magia y brujas que, por lo demás, en su original son realmente horribles, entonces podrá una autora inglesa contemporánea, escribir una historia donde la magia no ocupa el lugar principal, pero que versa sobre un mago.

El argumento que me dan es que lo malo no se puede convertir en bueno. Esto es, que si la magia es mala, es siempre mala.

Hasta ahí no más llego con la discusión, porque si ellos no quieren leer el libro, allá ellos. Pero no lo pueden anatemizar. Ni decir que yo soy una "mala cristiana" porque me gusta Harry Potter.

Esto de estar en contra de HPotter no es algo magisterial, sino que viene de los mismos laicos alemanes, como la Kuby. Siempre dispuestos a recurrir a la jerarquía para que bendigan sus opiniones particulares.

Hay que saber qué es parte del Magisterio de la Iglesia (a esto personalmente me someto 100%) y que no. Y lo más, es lo que no es Magisterio.

Para que veas en qué están los católicos alemanes: la película La Pasión de Cristo sufrió acá todo tipo de anatemas de los obispos, el cardenal Lehmann a la cabeza. Fue horrible.

De nuevo, yo estaba a favor, porque me gustó mucho la película. Y de nuevo tuve que discutir con todos mis amigos típicos católicos alemanes que me buscaban para discutir conmigo, porque sospechaban que, de nuevo, tendría una opinión distinta. Ja ja, te imaginas cómo me divierto en este país´.

Como dijo un periodista alemán (Guido Heinen, en Die Welt): la película es criticada por obispos que no saben nada de cine y críticos de cine que no tienen idea de cristianismo.

Algo por el estilo, podríamos aplicar mutatis muntandi, a Harry Potter.

El Abuelo Cascarrabias dijo...

pos la hemos jodido, que el Pastor Alemán, ya hará algo para minimizar a Harry...