22.8.05

El sacerdote que se casó

Leemos en El Mundo que
El pastor anglicano Evans David Gliwitzki ha sido ordenado sacerdote católico en la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción de La Laguna, en lo que constituye el primer caso en España de ordenación de un ministro anglicano casado y con dos hijas, informó el Obispado de Tenerife, que aclara que no se trata de la abolición de celibato, sino una "excepción".
Es significativo más allá de lo anecdótico porque
  • Se asume, en cierta medida, la posibilidad de hacer compatible el orden sacerdotal con las responsabilidades familiares. Sí, es una excepción. Pero ahí está. Para otras cosas no hay excepciones. [Estaba a punto de rematar el razonamiento con un par de obviedades, pero no puedo agredir a mis (escasos) lectores con semejante desconfianza en su habilidad para seguirme].
  • Se considera la validez de las ordenaciones de otras iglesias cristianas. En la línea que se inició en el Vaticano II con las iglesias orientales (creo... y si estoy equivocado, lo siento; y si alguien se da cuenta, me corrija y lo agradeceré).
Me vienen a la cabeza bastantes preguntas que no me siento capaz de responder. Pero se pueden plantear:

¿Es significativo que haya sucedido en Tenerife? No todas las diócesis son iguales. Pero desconozco las características propias de la iglesia canaria.


¿Cómo andamos de ecumenismo? En otra noticia sobre el mismo tema encontramos

El obispo administrador de Tenerife también comentó que en Inglaterra hay muchos casos de conversión de sacerdotes anglicanos a sacerdotes católicos, y concluyó que esto es una "praxis de la Santa Sede".
¿Por qué siempre tengo la impresión de que los católicos medimos el éxito del diálogo con otras iglesias/religiones en el número de fieles que se convierten?

Y un apunte, aún más difuso que todas mis reflexiones previas. La lectura de los signos de los tiempos, ¿nos debe llevar a un replanteamiento del orden sacerdotal? No sólo hablo de sacerdotes-casados o sacerdotes-mujeres (y que no me sale lo de sacerdotisas...). Hablo de delegar en los seglares algunas funciones del clero, de cambiar, quizás, el concepto de sacerdote. No lo tengo nada claro... pero no puedo ser el único al que se le ha pasado por la cabeza.

Veremos...

3 comentarios:

zazou dijo...

¿Por qué siempre tengo la impresión de que los católicos medimos el éxito del diálogo con otras iglesias/religiones en el número de fieles que se convierten?

42. Por la misma razón que en el PP consideran que el pasado de Pío Moa o Celia Villalobos es un valor añadido a su "conversión".

No sé, me imagino que da más puntos. Será por eso. Aún así habrá que ver cómo va la balanza comercial de conversiones, que creo que sigue siendo deficitaria para la Iglesia Católica en favor del "relativismo moral imperante".

Ciao :P
PD: GOTO 6*9

Hairanakh dijo...

Creo que tiene más que ver con entender "proselitismo" (importación de fieles) cada vez que alguien pronuncia la palabra "evangelización" (exportación de ideales).

No hay un "relativismo moral imperante". Hay buena gente a quien no se le concede siquiera el beneficio de la duda. Tal vez debido al punto anterior.

Y no, yo nunca bromeo en base 13.

Marta dijo...

Hola! Como conozco la situación de varios sacerdotes católicos casados en Alemania, me permito opinar sobre el tema. Especialmente en el Este del país, hay sacerdotes católicos casados, porque eran pastores luteranos (casados) y se conviertieron al catolicismo libremente y porque quisieron y no porque alguien los oblicara. Es obvio que acá en Alemania -como se pueden imaginar los lectores españoles, incluyendo a Zazou- estarían mejor en la I. Evangélica antes que en la Católica.

No me parece que, desde ningún punto de vista, la comparación entre la Iglesia y un partido político adecuada, ni menos verdadera, porque la naturaleza de ambos es esencialmente distinta.

No todos los párrocos luteranos convertidos terminan de pastores católicos. No te sabría decir cuáles son exactamente las condiciones fijadas por la respectiva conferencia episcopal, además de aquellas cuya decisión corresponde a la Sta. Sede. Desconozco además cuáles son las normas del D° canónico aplicables. Habría que preguntarle a un especialista.

En todo caso, tengo un gran amigo (de la DDR o RDA, ex-Alemania Oriental) que, después de su ordenación como pastor de la Igl. luterana -y después de la muerte de su padre, que también era pastor luterano- y de viajes a Italia y a Hungría y largas conversaciones acerca de la fe con un obispo húngaro del que se hizo muy amigo, decidió convertirse a la Igl. Católica.

Según él mismo me contó, quien lo ayudó mucho a tomar esta decisión fue la Virgen María, a quien conoció en países marianos, como Italia y Hungría. Es que una decisión así no es producto de la conveniencia, ni del marketing de la Iglesia, sino de la interioridad de la persona que busca en conciencia y libremente la verdad, la Verdad, que nos hará libres.

Mi amigo, que tenía un futuro asegurado como párroco protestante en una región con un desempleo del 20% y un desempleo juvenil del 40%, después de su decisión (hace ya diez años) no ha conseguido trabajo, con sus entonces cuantro hijos (se casó siendo estudiante como era costumbre en los países del Este) debió abandonar la inmensa casona en que vivía porque era de la Iglesia Evangélica y la necesitaban para el nuevo párroco.

En definitiva, sólo desventajas.

Demás está decir que él no terminó en la Igl. Católica como párroco. No se le pasó por la mente. Supongo que, en general, la Igl. Católica no toma a estos chicos más o menos jóvenes, sino a los párrocos mayores. Lógico por lo demás, porque es gente generalmente bien formada en la doctrina, con una experiencia pastoral importante y, además, por una obligación moral de ayudarlos a ellos y a sus familias, porque, de la noche a la mañana, pierden su empleo en la Igl. Evangélica y generalmente tienen una familia que alimentar.

Creo que una de las razones de tantas conversiones de luteranos al catolicismo que tenemos en Alemania es que mucha gente piensa que la Igl. Católica ha guardado mejor la fe de Lutero (oh paradoja) que las iglesias protestantes.

Además, el ecumenismo, que tanto molesta a los ultra conservadores y parece que también a otros grupos que se las dan de muy avanzados, ha conducido a un conocimiento recíproco cada vez mayor, y nos damos cuenta que tenemos muchísimas cosas más que nos unen a aquellas que nos separan.

Habría que preguntarle al pastor español por qué se convirtió. Tal vez sea una tarea para Zazou!