17.8.05

Fe

Si no olvidas jamás lo que te causa inquietud, la soledad y el sufrimiento que a veces sentirás de forma insoportable no será nada comparada con la libertad que obtendrás por mantener fidelidad a tus principios. Pero que sean los tuyos, los que descubras por ti mismo gracias a tu libre albedrío. Doctrinas hay mil, verdad sólo una. Aprende el lenguaje de los símbolos, trasciende su significado más obvio. No caigas en la tentación de hacer de apóstol evangelizador. Lleva, sin embargo, ayuda y consuelo a los más débiles e indefensos que tú.

Escrito por Perry en Batiburrillo. Para leer despacio y mascarlo lentamente.

(Por mi parte, tengo alguna idea para la próxima entrega de UBN... y, de nuevo, mucho trabajo entre manos. Los amantes de la política tienen un par de redes en mis enlaces --bajo el rótulo 'Kuduk'--. Volveré en cuanto tenga un rato).

2 comentarios:

Gummy dijo...

No queda mucho que decir.
Sólo tener el valor de ponerlo en práctica.

Gerthalas dijo...

Puestos a pedir, pidamos lo imposible. Seamos siempre fieles a nuestros principios, defendamos al débil con valor, mostremos la verdad al mundo y prediquemos con sinceridad que nada de esto es fácil. Fuerza de voluntad tenemos todos, unos aletargada por los años, otros por la pereza. Otros la tienen dormida por la ignorancia o por la juventud. Pero que todos ellos la saquen a relucir cuando haya que desenfundar las espadas en la vida. Y no será por falta de lances...