2.10.05

UBN (VI): El cinturón y las sandalias

Si aún no lo has hecho, puedes leer la introducción a esta serie y/o el índice de todo lo publicado.

Jesús se acercó a Pedro y, sonriendo, le dijo:
Recordarás que de niños, en el barrio, jugábamos a lo que queríamos e íbamos adonde nos daba la gana. Pero ahora tienes a toda esta gente a tu cargo y, en realidad, sólo puedes dejarte arrastrar por el camino de lo que crees mejor.

Calzarse las sandalias del pescador (y todos tenemos un par de nuestro número) quiere decir dejar que tus pies te lleven al lugar que tu corazón anhela, aunque tus ojos no lo vean claro, tu respiración se fatigue y tu cabeza sienta que tu cuerpo ya no le pertenece.

1 comentario:

zazou dijo...

No sé, no sé. Esto que cuentas como que me suena de algo. Jesús, Pedro, Sandalias, ...

¿No estarás plagiando algún libro? Ten cuidado, a ver si van a venir los herederos del autor (o en su defecto Dan Brown) a cobrarte las regalías.

En serio, muy instructivo. Pero ¿Jesús no va a enfrentarse al sanhedrín geek? ¿no va a resucitar a Stallman? ¿ninguna luz va a tirar del caballo a Bill Gates? ¿Nadie va a solicitar la cabeza de JP Barlow? ¿Y qué pasará con la herejía de los "amantes del vacío"?

Éstas y otras muchas preguntas... ¿serán respondidas?