20.12.05

Principio de incertidumbre

Nunca creáis a los divulgadores científicos. La divulgación es una herramienta interesante para acercar las ideas de la ciencia a gente que no dispone de diez años de su vida libres para hacerse un especialista en la materia en cuestión. El truco es muy sencillo: se toma una ley física y se busca una analogía que encaje con el concepto. Es mucho más sencillo, incluso para los que entienden la ciencia que hay detrás, quedarse con una idea simple y manejable. Las fábulas, las parábolas o los diálogos socráticos ya usaron esta técnica hace siglos, con excelentes resultados.

Un ejemplo: el Big Bang. Dados mis nulos conocimientos de física de partículas, cuántica, o lo que quiera que haga falta para entender el origen del universo, me confieso un absoluto ignorante de lo que dice la famosa teoría. Como tantos otros, he leído docenas de veces los cuentos con los que los divulgadores nos transmiten el concepto: al principio (lo que quiera que sea eso) no había nada (o había un todo que estaba muy "arrejuntao"). Y de golpe se empiezan a formar las subpartículas, partículas, átomos, moléculas, astros y galaxias. Eso, contado mejor y más completo, es lo que dice, por ejemplo, la Wikipedia. Pero ser capaces de leer ese artículo no nos hace expertos en el Big Bang.

Entonces, ¿es mala la divulgación científica? ¡Por supuesto que no! Simplemente, es parcial, incompleta. Porque no le queda más remedio. El problema es que hay quien se lee el cuento y cree que dominó la física. O que ni siquiera se lee el cuento (algunos recordarán que, cuando Benedicto XVI criticó el "relativismo moral", alguien dijo que estaba en contra de la relatividad de Einstein). La divulgación es estupenda (si se hace bien). Lo malo es no leerla con el suficiente sentido común como para saber que casi siempre hay muchos, muchísimos, una barbaridad de detalles que se nos escapan. Internet está llena de buena divulgación científica. Además de la propia Wikipedia, se pueden encontrar blogs realmente instructivos como Malaciencia, CPI o GluónConLeche (espero que los hayáis visitado desde mis enlaces Khazad). Además, podéis disfrutar con las Historias de la Ciencia de Omalaled o el blog matemático de Tio Petros. Por poner algunos ejemplos. No dejeis de pasear por ellos.

...

Todo esto viene a que me voy a convertir, por unos días (si el tiempo lo permite), en divulgador científico. O, siendo más humilde (y realista), en que voy a contar un pequeño cuento sobre el famoso principio de incertidumbre. Voy a intentar la aproximación con la que yo he estado más cerca de entenderlo; que, además, no suele ser la forma más frecuente en la que se aborda este problema.

Se suele decir que el principio de incertidumbre es una cosa que funciona a escala sub-atómica y que, en cierta medida, contradice la intuición y la experiencia cotidiana. Así que yo voy a comenzar mi cuento hablando de algo cotidiano, intuitivo y conocido: el principio de incertidumbre en la música.

(continuará)

8 comentarios:

omalaled dijo...

Muchas gracias por el enlace.

Que sepas que lo de la analogía también lo hacemos los que nos podemos considerar científicos y lo hacemos continuamente. Nos fabricamos nuestros esquemas (o analogías) y la concepción debe encajar. En cuanto no encaja empiezan las preguntas que a veces pueden parecer tontas, pero que en realidad son porque los esquemas de cada persona son diferentes. De ahí que nunca nos debamos reír de preguntas obvias cuando alguien está recibiendo una clase.

El gran problema de la cuántica es que no hay analogía posible y para nosotros es también muy complicada por ello.

Saludos

Hairanakh dijo...

Sí... los ingenieros también gastamos de analogías. Aunque no me atrevo a considerarme "científico" ;-)

El enlace es merecido: tu blog es excelente :-)

En una clase de tratamiento digital de señales estaban hablando de la STFT (short-time Fourier Transform). A una de las propiedades (compromiso entre resolución temporal y resolución en frecuencia), el profesor la llamó "principio de incertidumbre". Eso me dio que pensar... y es la raíz, en el fondo, de este post y los que le seguirán. Me decidí a escribirlo tras leer un post de Historias de la Ciencia que hablaba sobre incertidumbre... y pensar que yo podría intentar aproximarme al problema desde otro ángulo :-) A ver qué va saliendo.

Saludos

Gummy dijo...

¡¡Pero si todos sabemos que la física cuántica es un ciego en un cuarto oscuro buscando un gato negro que no está allí!!
A parte de que el dichoso principio de incertidumbre es capaz de darle masa a los fotones.
¡Lo que hay que ver!

omalaled dijo...

Yo también soy ingeniero ... pero cualquier persona que se plantea las cosas mínimamente es un científico. No hace falta título, sino curiosidad y método.

Te iré siguiento en los posts de la incertidumbre ;)

Saludos

zazou dijo...

suerte con lo que sea que pretendes hacer (el post me ha gustado mucho).

ahora, que Benito 16 (es una licencia que me permito unilateralmente) no critique la Relatividad General no quita que eso que llaman RMI (Relativismo Moral Imperante) no sea una memez. lo que pasa es que les da rabia que la gente ya no tema a Satanás y sí, en cambio, a la mascota de la Expo 2008.

Bah. Lo dicho, suerte, pero no sé qué pretendes, porque los Nóbeles de los próximos 50 años ya están pactados. Tendrás que conformarte con el Príncipe de Asturias, o con la Princesa, lo dejo a tu elección.

Remo dijo...

hairanakh, estoy seguro de que te quedará de pm.

Alezita dijo...

Hola: que interesante, es bueno que a nostros, el resto de los mortales que no entiende cienca, exista esta forma de acerca el conocimiento.
Cuando uno considera que maneja un tema significa que no sabe nada, mientras más uno sepa de algo más se da cuenta de que no sabe.
Chao

Guillermo Andreau dijo...

libro

El Relativismo Moral y la tragedia Argentina aparecera en el mes de enero de 2006.



La moral es una cuestión de elección,
podemos elegir una moral agradable o virtuosa,
pero no podremos evitar sus consecuencias
que son nuestra propia destrucción.


El hombre prefiere las ideas agradables, a las ideas ciertas; por esto las ideas falsas tienen tanto predicamento a nuestro alrededor y no sólo para algunas personas, sino para la mayoría de ellas. En los periódicos, en la radio, en las escuelas y universidades, en todas partes el error es predominante, y está seguro y confortablemente escondido en la opinión pública, que está de su lado.


Dedicado a los justicialistas de todos los partidos políticos.

Comentarios de la obra:


“¿Podrán aprender que la vida, el trabajo y la producción, y no la muerte, la burocracia y los impuestos, son los tres absolutos que constituyen la base del código moral?” Francisco D`aconia

“El relativismo moral dio vuelta todos los paradigmas de la historia. Se dice que Robin Hood combatió contra gobernantes avarientos, devolviendo el producto de su botín a los robados, pero ese no es el significado de la leyenda que sobrevivió. Se lo recuerda no como el campeón de la propiedad, sino como el campeón de los necesitados, no como defensor de los robados, sino como el amparo de los pobres. Tal es el horror que Robin Hood inmortalizó como ideal de justicia. Lo mismo ocurrió entre el Cristianismo y su interpretación Católica, entre la Argentina Republicana y la Patria Justicialista, entre el Derecho y su interpretación en las Leyes” Ragnar Danneskjöld

“Hay libros que están destinados a cambiar el rumbo de los acontecimientos. Se ha sembrado la semilla que fructificara tan pronto como los hombres vuelvan a preferir las teorías ciertas por sobre las teorías placenteras” John Galt

“La diferencia entre un sistema moral y otro está en la calidad de vida de los trabajadores y de los pobres; los ricos y los políticos viven bien en todos los sistemas. Por lo tanto los perdedores del mundo deben sumarse a esta lucha intelectual. Un libro para la mesa de luz, un estímulo para comprender la vida y animarse a ella” Howard Roark


“Lo he leído más de 10 veces y cada vez encuentro nuevos caminos; el ensayo es el mismo, yo no. Esto es lo que admiro de los hombres” Dominique Fançon