29.4.05

Los surcos del pensamiento

Supe de Miguel de Guzmán por mis padres. Los tres (él y ellos) comparten su pasión por las matemáticas, en lo personal y lo profesional. Algunos de sus libritos aún tienen su lugar entre las estanterías de mi padre. Donde almacena, como le gusta decir, sus pequeñas joyas.

Miguel de Guzmán (Cartagena 1936, Madrid 2004) estudió Filosofía en Alemania (1961), Matemáticas en Madrid (1965) y se doctoró en Chicago en el 68. Ha sido profesor en universidades de Chicago, St. Louis, Princeton (EE.UU.), Suecia y Brasil y era catedrático de Análisis Matemático de la Complutense de Madrid y Académico de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales desde 1982. Fue presidente de la Comisión Internacional de Educación Matemática (ICMI) de 1991 a 1998. Es autor de numerosos libros técnicos (publicados en importantes editoriales internacionales) y de divulgación (traducidos al inglés, chino, finlandés, francés y portugués), articulista y conferenciante.

No lo conocí en persona. Sólo a través de alguno de sus libros. Le gustaba escribir sobre el pensamiento creativo, sobre cómo afrontar problemas, cómo pensar [1]. En sus escritos vi por primera vez la expresión surcos mentales. Son los caminos que recorre nuestra mente cada vez que se enfrenta al mismo problema, los hábitos adquiridos.

Un rato de navegación por la red, en especial por la blogosfera, puede llegar a ser una cansada demostración de esta teoría. En cualquier foro de discusión se encuentran numerosos ejemplos de un proceso mental muy parecido al siguiente:
  1. Elíjase una etiqueta para el foro o la noticia que se comenta.
  2. Sitúese en una posición oficial con respecto a la noticia. Piense uno como liberal, o como socialista, o como cristiano, o como escéptico, o como lo que le toque. Así estará a favor o en contra de dicha noticia.
  3. Identifique, entre los comentarios, una opinión discordante con la suya. Es más fácil si quien vertió esa opinión ha criticado a quienes opinan lo mismo que usted.
  4. Ya casi ha llegado al final: use su superioridad intelectual para calificar, en público o en privado, a esa persona como facha, progre (o "progre de salón", que queda mejor), fanático, homófobo, izquierdoso, magufo, cristofascista, machista, traidor, desleal, hipócrita o, sencillamente, estúpido.
  5. Es muy importante que no trate, en ningún momento, de entender a la persona con la que discute. No debe usted, bajo ningún concepto, dar su brazo a torcer o conceder al otro, siquiera, el beneficio de la duda. Usted lleva razón. Es evidente.
  6. Ni siquiera es necesario tratar de seguir el razonamiento del otro. ¿Para qué tiene usted surcos mentales? ¡Utilícelos! En el momento en que comienza a leer lo que el otro ha escrito, identifique la etiqueta que mejor le casa (véase el punto 4). A partir de ahí, no se preocupe por lo que dice el otro. Es exactamente lo que usted espera oír de él. Sin matices. ¿Qué otra cosa se puede esperar de un facha / progre / fanático /... /estúpido?
Reconozco que tengo facilidad para encontrar este tipo de razonamientos. Quizás porque los espero encontrar: yo también tengo mis surcos mentales. Probablemente exagero; pero quizás haya algo de verdad bajo mi exageración.

En todo caso, para quien le pueda servir esta reflexión, una propuesta triple:
  1. Escuchar lo que el otro nos dice, no lo que esperamos oir. Como si fuera la primera vez que hablamos con él.
  2. Incluso en aquello de lo que más seguros estamos, podemos estar equivocados. Concedamos, pues, una mínima posibilidad de acierto a nuestro rival dialéctico.
  3. Tal vez haya puntos de encuentro. En muchas ocasiones hay coincidencia de objetivos; pero se discute por la mejor forma de llevarlos a la práctica. No perdamos la perspectiva.
Una última advertencia, heredada del pensamiento de Anthony de Mello. Es mucho más productivo tratar de descubrir mis vicios de pensamiento, que encontrar los de los demás. ¿Cómo era aquello de la viga y la paja...?

No dejen de leer el capítulo de los surcos mentales (cap. 2) del libro de Miguel de Guzmán. Es corto y merece la pena.
----
Referencias:

[1] Miguel de Guzmán, Para pensar mejor. Desarrollo de la creatividad a través de los procesos matemáticos (Pirámide, Madrid, 1995).

28.4.05

Comenzó la partida de la televisión

Interesante apertura de la nueva partida. Todos toman sus posiciones.

El Parlamento ha aprobado hoy el proyecto de ley de la TDT. Se abre la posibilidad de conceder nuevas licencias de televisión analógica.

Sogecable se posiciona. La posibilidad de emitir en abierto Canal + es muy interesante y ya se están preparando para ello. Hace días que lanzaron una campaña para el trasvase de los abonados de Canal+ a Digital+.

Se da por hecho que Prisa quiere mantenerse tanto en el nuevo mercado analógico en abierto como en el digital por satélite. Lo primero es evidente. De lo segundo hay dudas... En todo caso, Prisa comienza a jugar sus bazas.

También hoy (¿coincidencia?) me entero de que la CMT ha decidido permitir a Telefónica ofrecer conjuntamente Triple Play: TV+Internet+Teléfono. La batalla de los operadores sigue adelante. A los socios de Aúna parece que su empresa les quema las manos. Veremos movimiento en el sector, eso seguro.

El gobierno, como acostumbra, juega todas las partidas a la vez. La de los contenidos, favoreciendo la incorporación rápida de Prisa en el mercado en abierto. La de la tecnología, marcando de cerca a Telefónica, en ese tira y afloja al que juegan desde los tiempos de la liberalización. La de la política, concediendo facilidades a la industria del doblaje en las lenguas de las distintas comunidades.

¿Cómo seguirá la partida?

Hay que esperar la reacción de:
- Antena 3 y Telecinco. No han dicho la última palabra... e intentarán resultar favorecidas en el reparto del pastel digital.

Algunas claves
- ¿Se cumplirá el calendario de implantación de la TDT? Con la nueva competencia en analógico, hay quien dice que no llegaremos a tiempo al apagón.
- ¿Cómo se hará el reparto de los programas de TDT?
- ¿Qué pasará con Digital+? Aquí empezaremos a ver movimiento pronto.

Veremos...

Cifras sobre inmigración y delincuencia

Publica Wonka en su blog un gráfico con el mismo título que este post. Merece la pena echarle un vistazo, porque ha comparado el número de detenidos en España, clasificados por nacionalidades, con el número de empadronados de cada nacionalidad.

Hay que tomarlo con cierto cuidado porque, entre otras cosas, "detenidos" no quiere decir "delincuentes" (mientras exista la presunción de inocencia) y se está comparando el número total de detenidos con el de la población empadronada (que será inferior a la población total que, a su vez, es imposible de calcular).

En cualquier caso, el análisis revela que los índices de delincuencia de los inmigrantes de países hispanoamericanos están a la par que los de países de europa occidental. Pero lo mejor es que cada cual lo compruebe por sí mismo.

It's worth a visit.

Actualización (30/04): Un nuevo gráfico, teniendo en cuenta las características de edad y sexo del delincuente típico (varón joven).

23.4.05

Entre la tecnología y el arte



Este pequeño cuadro es, en realidad, algo que le salio mal a mi otro yo.

Descripción técnica: mosaico de 8 fotografías digitales de 1024x768 píxeles, enlazadas automáticamente por un programa informático. El efecto cromático se debe a una mala elección de los parámetros del algoritmo que debía corregir la luminosidad.

Accidentalmente, la informática hizo de improvisada artista para dar estos colores a una imagen de una calle de Madrid. Me estoy replanteando volver a este tipo de arte accidental... si algún día tengo tiempo.

...y la RAE ganó los pares

Leo en Infobae que La tecnología invade el diccionario.
La Real Academia Española incorporó [a su diccionario] palabras tales como "correo electrónico" y "salvapantallas".
Están hablando de la XXIII edición del diccionario, que aún no se ha terminado. Los artículos nuevos aparecen en el diccionario en línea de la RAE como Avance de la vigésimo tercera edición.

Me leo un poco más la noticia y me sorprendo gratamente, porque esta vez han introducido los términos que verdaderamente se usan entre los que hablamos de tecnología en español (también aparecen "digitalizar"y "flap" -- los flaps del avión--). No tenemos un nuevo cederrón en el diccionario, y eso se agradece.

Pero lo que verdaderamente me llena de gozo y satisfacción es que también se introduce:
Duples: en el juego del mus, reunión de dos parejas o de cuatro cartas de un mismo valor.
Sorprendido por la noticia he ido yo también a consultar el diccionario. Y he encontrado que, junto a los términos envite y órdago, que ya existían en ediciones anteriores, aparecen:
  • Mano: 16. f. Lance entero de varios juegos. Vamos a echar una mano de dominó, de ajedrez.
  • Mano: 36. com. En el juego, el primero en orden de los que juegan. Yo soy mano.
  • Grande: 4. f. En el juego del mus, primer lance de la partida, en el que se tienen en cuenta las cartas de más valor.
  • Chica: 1. f. En el juego del mus, segundo lance de la partida, en el que se tienen en cuenta las cartas de menos valor.
  • Par: 6. m. En el juego del mus, reunión de dos cartas de un mismo valor.
  • Par: 10. m. pl. En el juego del mus, tercer lance de la partida, que solo se lleva a cabo cuando al menos un jugador tiene dos o más cartas de un mismo valor.
  • Media: 7. f. pl. En el juego del mus, reunión de tres naipes del mismo valor, como tres reyes, tres cincos, etc., en una mano.
  • Duples: 1. m. pl. En el juego del mus, reunión de dos parejas o de cuatro cartas de un mismo valor.
  • Juego: 6. m. En el juego del mus, cuarto lance de la partida, que solo se lleva a cabo cuando el valor de las cartas de al menos un jugador alcanza 31 o más tantos.
  • Punto: 20. m. En el juego del mus, último lance de la partida que solo se lleva a cabo cuando ningún jugador, sumando el valor de sus cartas, alcanza 31 tantos.
Todas estas acepciones parecen ser nuevas de esta XXIII edición. Lo que significa que, tras años de tradición, la RAE ha admitido, por fin, una de nuestras grandes aportaciones a la cultura universal: el mus.

¿Quién sabe? Tal vez pronto encontremos una segunda acepción en la entrada
Solomillo: 1. m. En los animales de matadero, capa muscular que se extiende por entre las costillas y el lomo.
Lo dicho... ¡a jugar!

22.4.05

Derechos, deberes y disgustos

Ayer el parlamento aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo [20 minutos]. También una modificación de la ley del divorcio [cnn+]. Gente más sesuda que yo ha analizado estos días por la red las repercusiones que puede tener esto en nuestra sociedad. Yo sigo desde hace días algunas anotaciones en el blog de Wonka sobre la importancia de la familia como elemento socializador. Lo que, en definitiva, le lleva a uno a pensar que estas leyes pueden tener más influencia (para bien o para mal) en la educación de nuestros chicos que toda la reforma que se plantea en el sistema educativo.

Lo de los niños se las trae. Porque, con eso de que no votan, parece que están completamente fuera del juego democrático. Me da un poco de vértigo que se discuta tan alegremente si las parejas homosexuales tienen derecho de adopción, como si fuera un derecho básico de las parejas en general. Me da vértigo, digo, porque siempre he creído que en la adopción hay que buscar el bien del niño, no de los padres. Vamos, que la adopción debe ser ante todo una forma de proporcionar padres a un niño que no los tiene... aunque se suela ver como lo contrario.

Hago este razonamiento porque he visto poco (salvo en medios conservadores; pero ahí no tiene mérito) la pregunta obvia para estos casos: ¿es bueno para un niño ser adoptado por una pareja homosexual? La respuesta es obvia, también: no lo sé. No conozco ningún caso. Supongo que dependerá de la pareja (total, viendo cómo algunos padres biológicos tratan a su descendencia... el listón no está tan alto; por desgracia). El problema es que nadie se ha molestado en argumentar públicamente que esta medida va a (o puede, al menos) ser buena para los niños. No digo que no haya argumentos, sino que nadie los ha planteado en público.

Lo que más me irrita de nuestra clase política es que siempre debaten sobre la parte menos interesante de sus decisiones. Una de dos: o yo tengo una visión muy extraña de las cosas o siempre pasan de puntillas sobre los temas más críticos.. (Y ya ha pasado con muchos otros grandes temas, como la guerra de Irak, la comisión del 11-M, la reforma educativa...).

Para echar más leña al fuego (y, de paso, hacer más emocionante el trabajo de los cristianos que vivimos en la frontera), la CEE se ha pronunciado al respecto. A pesar de lo tajante de su discurso, una cosa no se les puede negar: está argumentado de forma coherente. Por eso me gustaría escuchar argumentos en sentido contrario: que critiquen, maticen o desmientan las afirmaciones de la CEE. Quizás para intentar entablar un poco de discusión civilizada en torno a este asunto; que ya va haciendo falta.

En cualquier caso, al Cardenal López Trujillo se le ha ido un poco de las manos la situación (en mi humilde opinión) al proponer la objeción de conciencia para los funcionarios que deban oficiar este tipo de matrimonios. ¿Quién gana algo con eso? De verdad... que alguien me explique cómo funciona ese método de evangelización que consiste en meter el dedo en el ojo, a ver si molesta.

Ójala nos pudieramos sentar tranquilamente a charlar del tema (de este, y de otros). Con buena voluntad. Con ganas de entender lo que te cuentan los demás. Civilizadamente. Pero ¿qué vamos a hacer, si hasta nuestros representantes convierten el Parlamento en un patio de colegio a la menor oportunidad?

Actualización (26/04):
Hay un estudio de la Universidad de Sevilla que trata de la adopción por homosexuales. Los resultados son favorables, pero deben ser tomados con cierta cautela.
En InternetPolítica publican un interesante comentario sobre el asunto de la objeción de conciencia.
Parece que se va abriendo la posibilidad de mantener conversaciones civilizadas sobre el asunto.

21.4.05

Entre unas cosas y otras...

... últimamente no tengo tiempo de escribir.

Lo gasto en cubrir, como puedo, los picos de trabajo, cursos de doctorado, mis compromisos de fin de semana y otras historias. El estrés viene acompañado de sustos, de noticias, de pequeñas lecturas que, para bien o para mal, tienen su efecto en el ánimo de uno.

Como nota (aún más) personal... ayer falleció una familiar cercana. Tenía ya noventa y tantos, una vida plenamente vivida. Y se fue sin darse cuenta... me dicen que acababa de tomarse un yogur y que pidió, creo, un vaso de agua (19,28). Cuando el agua llegó, ella ya no estaba.

Entre unas cosas y otras, no encuentro el tiempo ni las ganas. Pero todo se andará.

14.4.05

Un hombre majo, majo...

Una noticia que he leído en PeriodistaDigital

La familia de José María Benito Llaguno, un hombre que falleció el pasado domingo en Madrid, ha publicado en El País de este jueves una emocionante esquela en la que festejan el tiempo feliz que pasaron a su lado.

Dice así: “Se ha muerto el hombre más majo y el más guapo que nunca hemos conocido: José María Benito Llaguno, Jose, Chemita, Papá, Papuchi, Abuelito Pepe.” A continuación, su mujer, sus hijos, sus nietos, los yernos y la nuera, todas las personas que conoció, le saludan. Incluso lo hace su perra Mota, “que durmió tanto en sus brazos”.

Y termina: “Está siempre en cada uno de sus hijos/as y nietos/as, en nuestra mirada, nuestras manos, nuestra forma de caminar. Su vida fue una broma continua, una carcajada y mucha risa, mucha. Majo, majo, majo...”.

Un pequeño canto a la vida en un mundo cada vez más extraño...

13.4.05

Un pequeño paso para la ciencia

Una nota estrictamente personal. Me han aceptado mi primer paper para un congreso -- The IEEE International Conference on Image Processing (ICIP). Es poquita cosa... pero es mi primera publicación y la verdad es que hace ilusión :-)

Para quien le interese, el articulito se titula Robust and accurate registration of images with unknown relative orientation and exposure.

Claude E. Shannon: la información ante todo

Corría el año 1948 cuando un matemático e ingeniero de Michigan publicó el artículo Una teoría matemática de la comunicación [1]. El hombre se llamaba Claude E. Shannon (#). El artículo es una de las construcciones más perfectas de todo el siglo pasado: la teoría de la información. No sólo inicia la teoría, sino que enuncia todos sus teoremas importantes.

En los últimos 4 años me he encontrado regularmente con citas al artículo de Shannon. En cada una de ellas he descubierto un nuevo aspecto de las Tecnologías de la Información que bebe directamente de él. Por eso lo coloco el primero en mi desordenada lista de científicos que uno debe mencionar. También lo hago, claro, porque en un curso de doctorado estoy volviendo, de nuevo, sobre aspectos de la teoría de la información.

Lo mejor para acercarse a su obra es, sin duda, leer el artículo famoso. Sin embargo, para hacer parte de mi trabajo (y por si alguien me lee y, además, no quiere enredarse con las matemáticas), se puede decir que Shannon:
  • Estrena el término bit (que significa, claro, binary digit, es decir, dígito binario). Un bit describe un número binario (0 ó 1), pero también la cantidad de información representada por un ese número.
  • Comienza a hablar de cantidad de información. Es decir, establece una medida numérica para la información, sea del tipo que sea. Las fuentes de información se modelan como distribuciones de probabilidad. Por ejemplo, una moneda lanzada al aire se puede considerar una fuente de información ("cara" o "cruz"). La cantidad de información (o incertidumbre o entropía) depende de la distribución de probabilidades.
  • Define el famoso modelo de sistema de comunicación:
Fuente -> Emisor -> Canal (+ Ruido) -> Receptor -> Destino
  • Establece el mínimo número de bits que pueden representar, en media, una determinada fuente de información. Por tanto, establece un límite para todos los algoritmos de compresión de datos. Hay un límite teórico, pues, para el winzip y el winrar; que no se puede superar (de hecho, este tipo de formatos se aproxima mucho a ese límite, especialmente para ficheros grandes).
  • Y determina, para un caso general, la capacidad de un canal de comunicaciones. Es decir, el máximo número de bits por segundo (tasa de transmisión) que es posible transmitir, sin errores, por un canal de comunicaciones. Los límites son únicamente el ancho de banda disponible y la relación potencia de señal a potencia de ruido.
C = B log2(1+S/N) bps

Las ecuaciones de Shannon son de una simplicidad asombrosa, especialmente si consideramos que marcan los límites teóricos de la comunicación. Estas ecuaciones determinan, por ejemplo, la cantidad de información que cabe en nuestra conexión de Internet.

Es pertinente, por tanto, hacer un pequeño homenaje a Shannon. Él fabricó la primera vara de medir este nuevo y fascinante mundo que hemos llamado "sociedad de la información".

---Referencias---

[1] C. E. Shannon: A mathematical theory of communication. Bell System Technical Journal, vol. 27, pp. 379-423 and 623-656, July and October, 1948.

8.4.05

La otra ciencia, y el otro mundo

Recononzco que me he planteado escribir un post sobre JPII, pero creo que ya está todo dicho, por unas partes y por otras. Así que he decidido internarme, poco a poco, por la senda contraria: la de las personas de las que nadie habla. Sucede que el mundo está lleno de gente interesante, excepcional o simplemente buena que no forman parte de la actualidad ni de la cultura popular. Me propongo hablar, así entre nosotros, de alguno de ellos.

Algunos de los personajes que me llaman la atención son ejemplos de lo que podríamos llamar la otra ciencia. Aunque parezca mentira, resulta que sólo una pequeña parte de los investigadores del mundo estudian el ADN, las células madre, el origen del universo o la unificación de las fuerzas. Hay ciencia más allá de Einstein, de Hawkins, de Watson y Crick, de Newton... Reconozco que me impresionan, por su belleza formal, las ecuaciones de Maxwell. Que admiro la forma en que Shannon desarrolló toda la teoría de la información en una única publicación. No deja de sorprenderme que a John Bardeen le dieran dos premios Nobel de física (aunque la gloria se la quedaran, al parecer, Shockley y Cooper en cada uno de ellos). De esos nombres y de algún otro aún más raro escribiré, Dios mediante, poco a poco.

También me pongo como propósito recordar a aquellas personas que me han tocado el corazón en algún momento de mi vida. Hay momentos que deben ser recordados, porque es la forma de hacer que nunca pasen del todo.

Dejemos en el aire esta nueva declaración de intenciones. Confiando, claro está, en que el tiempo me permita cumplir, al menos, la más pequeña de sus partes.