11.3.06

In memoriam

Durante años, fue la persona que más veces llamó por teléfono a mi casa. Terminábamos la EGB y nunca dejé de recibir llamadas casi a diario, algunas de media hora, con dudas sobre los deberes. Creo que más de una tarde los hicimos juntos, uno a cada lado del teléfono, y no me cuesta volver a verme sentado en el suelo del recibidor de mi casa, con la mano izquierda en el teléfono y la derecha apuntando en el cuaderno.

Era aquella una amistad atípica, que se enfrió en los años en los que uno rehace de nuevo todas sus relaciones personales, con eso del pavo y la adolescencia. A partir de segundo de BUP dejamos de ir juntos a clase, en tercero tomamos optativas distintas, y más aún en COU. Pese a todo, seguíamos comentando las asignaturas comunes, que también tengo imágenes de los libros de latín en el recreo, e incluso algunas en las que no coincidíamos. Pero al final, como a tantos otros compañeros, le perdí la pista durante los años universitarios.

Aquella mañana de locura telefónica yo ya no tenía su número. La primera llamada me sacó de la cama y me llevó directamente al televisor. Después hice gasto de móvil, tanto como mis amigos y familiares cercanos, para tratar de localizar a todo el mundo. Parecía que no había ningún conocido, pero en una ciudad tan familiar como Guadalajara, nunca se sabe...

Dieron su nombre en las noticias. Lo confirmé hablando con otro compañero al que hacía años que tampoco llamaba. Reconozco que me faltó la entereza para subir al funeral; o quizás fue el propio estado de shock que tenía, que todos teníamos. Ahora eso no tiene remedio.

Willy había cogido el tren aquella mañana...

6 comentarios:

Lucas dijo...

no tengo palabras... solo el corazón encogido al ver, otra vez, su foto en el periodico...

chocolate dijo...

:***

:)

zazou dijo...

...

Cuando has hablado de él, ya tenía su imagen en la cabeza. Durante un tiempo creo que llegué a memorizar todas las fotos, especialmente la gente de mi edad. Tenía la sensación de haberme cruzado cada mañana con alguno de ellos.

Ediren dijo...

v_v *hugs Hairanakh*

Gerthalas dijo...

Una parte de mí también murió aquella mañana. Aún recuerdo cada minuto de ese fatídico día. Aún recuerdo que fue el sueño que me vencía el que dirigió mis pasos al autobús en vez de al tren. Aún recuerdo las lágrimas de mis amigos y de mis compañeros de facultad, que daban ya por hecho que yo también había caído.

Lo que no recuerdo es por qué nunca he vuelto a ser el mismo desde entonces...

Ktulu dijo...

Yo hace tiempo que no puedo ver ninguna de esas fotos en el periódico o donde sea... Por supuesto, tampoco cogí el tren por la huelga, como no lo hicieron mis compañeros de clase, pero el Pozo y Santa Eugenia pillaban tan cerca... Ánimo Bro, la verdad es que no hay nadie que haya llamado más a casa que Willy...