3.10.06

Disculpe, pero usted no existe

Nunca, repito, nunca trates de quedar por encima de la burocracia. Serás derrotado.

Tengo que grabarme a fuego esta frase en la palma de mi mano derecha. Este post puede ser el último que escriba. Estoy amenazado con desaparecer de todas las bases de datos del universo. Mañana tal vez no me recuerdes. Mañana tal vez no exista.

En agosto mi vida era hermosa. La Empresa ponía todas las facilidades a mi alcance. Tarjeta, teléfono, ordenador, acceso remoto, correo, ayuda electrónica, servicio técnico... todo estaba en mi mano. Sólo tenía que pulsar una tecla y tenía toda la información del universo a mi alcance. Me sentía bien.

Demasiado bien.

Hasta que un día hice lo que nunca debía hacer. Me lancé por encima del sistema. Cursé una petición para la que no estaban preparados. Solicité un cambio de mi nombre de usuario.

Error. Grave error. Terrible error. Desde entonces, mi vida se ha comenzado a desmoronar.

Primero fue el webmail. Dejé de poder leer el correo electrónico desde fuera de la oficina. «Consulte con su administrador», decía. No le di importancia. Ni siquiera llamé al indio que, desde su casa en Dublín, nos ofrece soporte técnico. (¡Ja! No lo creas, no hay soporte técnico: sólo una organización destinada a hacerte la vida más difícil). No parecía grave. Pero era un síntoma y no supe verlo.

Luego llegó el acceso remoto. Comencé a mendigar el de otros compañeros. Después vino la cuenta de gastos, que nunca se acabó de dar de alta. Ayer mi cuenta de usuario estaba desactivada. No tengo acceso a nada. No puedo hacer nada. No soy nadie; sólo un número de empleado que caducará de un momento a otro.

Mañana puede que me nieguen la entrada al edificio. La semana que viene, mis compañeros de trabajo dejarán de reconocerme. Sus memorias serán reprogramadas de nuevo. En dos semanas más se harán con mi expediente académico, mis cursos de doctorado y mis compañeros de la universidad. Dentro de un mes mi libro de escolaridad habrá desaparecido...

No sé si llegaré a fin de año. Temo que borren también mi registro en la base de datos del Ministerio del Interior, que cancelen mi DNI y mi carnet de conducir y que eliminen mi partida de nacimiento. Tengo que resistir. Tenéis que resistir por mí. Haced un backup de mis posts en vuestro disco duro. Probablemente ya estén de acuerdo con Google para eliminar mi cuenta en blogger. Recordadme en vuestros enlaces.

Y, sobre todo, nunca, nunca jamás, abráis a un desconocido con aspecto indio que llame a vuestra puerta. Gracias.

11 comentarios:

kykoche dijo...

Buenas, realmente no sé quién eres, pero me ha impactado tu entrada:
Cómo te crees con derecho a criticar a este nuestro sistema? a esta empresa maravillosa cuyo funcionamiento está milimétricamente diseñado? Tus problemas no son tales, sólo se deben a un objetivo superior: el escarmentar a aquellas personas cuya individualidad ponga en peligro el colectivo.

Recapacita, arrepiéntete, confiésate ante tu supervisor y vuelve al redil... un indio te estará esperando con los brazos abiertos XD

Anónimo dijo...

Pues yo sigo teniendo acceso a mi cuenta de usuario...xD.

Tranquilo Juanillo, que yo no te he olvidado... Además, apareces en todas mis fotos... ;-)

Marta Salazar dijo...

y todo por un "Solicité un cambio de mi nombre de usuario"?

ChebaX dijo...

Pues me quedaré con las ganas de ser chebax@laempresa.com
Y no te preocupes Pedro, nunca te olvidaríamos.

holbeist dijo...

Eres un cabrón. La única respuesta consecuente con esta entrada era no responder... 2 eprops!

Ktulu dijo...

Como bien sabes, yo hace tiempo que he desaparecido del sistema... Van a por nosotros!!! Me quitaron todo, y harán lo mismo contigo. NOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!

Y me ha parecido ver un indio meredoando desde la ventana de casa, cantando: "¿Quién quiere al Badulake...?"

jose dijo...

Lo siento, pero dejé de saber quien eras, Manuel, en el momento en el que al guien llamó a la puerta y me aconsejó que no volviera a reconocerte por los pasillos.

Me dijo algo acerca de que terminarías por sublimarte. Ándate con ojo.

Wonka dijo...

Bienvenido al club. Yo dejé de existir en esta dimensión por faltarme una partida de nacimiento para solicitar el título de licenciado, allá por el año 1987. De nada servía tener mi DNI en regla ni haber ido pasando trámites administrativos acreditando mi identidad durante lustros.

Ediren dijo...

Vale, ahora ya sé por qué cuando he intentado entrar en mi cuenta de la Uni el pc me ha dicho "Error con la cuenta de usuario. Contacte con un administrador" o algo así... Seguro que tras hablar ayer contigo me pasaste la maldición esta. :P

Hairanakh dijo...

¡No me digas eso, guapa, que haces que me sienta mal! :-S

Y, sobre todo, si el Administrador es indio... ¡huye!

Ediren dijo...

XDDD Nah, al segundo intento ya me dejó entrar. Pero cuando leí el aviso la primera vez pensé que me lo habías pasado ^^UUU

Sobre el indio... ¿es de los que llevan pluma en la cabeza o no? es que si no lo voy a tener difícil para reconocerlo... ^^UU Además, ¿por qué un indio? O__o Los pobres deben sentirse muy solos si todo el mundo se aleja de ellos...