30.12.06

Desos de año nuevo

Prometí a Inma que le dedicaría un nuevo post y, aunque algo tarde, así lo hago. Me contaba ella hace dos semanas que el blog era la forma que tenía de seguir lo que pasaba con mi vida. Lo verdaderamente sorprendente es que no es la primera persona que me lo dice. En esta larga ausencia, justificada en cierto modo por obra y gracia de DVB-IPI, no me había planteado el papel de los que estáis al otro lado.

Deseo que vuestros mejores deseos se cumplan (¿eso se puede llamar metadeseo?).

Anoche dos grandes y amigos me (nos, se) comentaban que no había que escribir de política ni de religión. Yo, claro, no hago caso; porque esta casa es pequeña y familiar; y aquí sólo entran amigos. Así era el blog de Saturada, hasta que alguien leyó si lista de deseos y le llegaron de golpe 2000 curiosos y 200 energúmenos. Cuentan. Que ya es triste que la fama te alcance de esa manera. Yo, por si acaso...

Deseo seguir siendo pequeño. Yo mismo, más que mi blog; que también.

Nunca he agradecido suficiente que haya alguien ahí para leerme. En los últimos tiempos, de todas formas, tampoco he encontrado nada apasionante que contaros.

Deseo tener ideas en la cabeza, sal en las manos y tiempo en el Outlook calendar.

Pero estamos a punto de cambiar la última cifra de la fecha, y el 2007 es especial. ¿Alguien se preguntó por qué me cambié los colores del blog?

Deseo un feliz Centenario para todos.