15.4.07

Encuentro

1:17 horas, Domingo 15 de abril de 2007;
Henry tiene 38 años

HAIRANAKH: Estoy a punto de atropellarlo. Se materializa de la nada justo delante de mi coche. Un hombre cansado y desnudo, en medio de una noche de la primavera más fría que recuerdo desde hace años. Al menos hoy no sé está mal en la calle. Abro la ventanilla.

- Hola, Henry.

Me mira. Se sorprende de que lo conozca. Aunque menos de lo yo habría esperado.

- ¿Te he conocido antes? Quiero decir...

- No, no te preocupes. No me conoces. Es por Alba -le explico. Por algún motivo, eso le desconcierta más-. Somos amigos. O lo seremos... es difícil de decir.

Él sonríe. Lo entiende. - Yo acabo de conocerla -. De pronto, su rostro se ensombrece.

- Me alegro -contesto. - O tal vez lo siento -. En sus ojos, de nuevo, comprensión. Asiento.- Ella me lo contó. Lo que te había dicho. Y cosas que no te dijo. - Sonrío. - Es una chica preciosa. Y muy inteligente.

Ahora hay un terrible interrogante en su mirada. Tardo un par de segundos en comprender. Y luego estallo en una carcajada.

- ¡No, no es lo que imaginas! No es como lo tuyo con Clare. De hecho, no tiene nada que ver. Sólo somos amigos. Tiene algo que ver con mi trabajo.

Comienzo a contarle la historia. Mientras tanto, le dejo la muda de ropa que llevo en el maletero del coche. La verdad es que cuando la guardé allí para "casos de emergencia", no imaginé que pudiera acabar prestándosela a Henry DeTamble.

Conversamos durante más de una hora. Él se siente a la vez dichoso y asustado. Aún más cuando le explico dónde está. Y cuándo está (sí, Henry, le digo, ya han pasado varios meses). Yo le hablo de Alba. Y él me habla de Clare. De cómo se conocieron. De cuánto han pasado juntos. (Aquí ya no es Alba quien se viene a mi cabeza... en ocasiones Henry es excesivamente explícito, incluso para un espíritu latino curtido en el lado oscuro de la red). -Ahora ella estará preocupada -me explica-. Siempre se preocupa por mí. Dice que teme que no vuelva. Aunque sabe que voy a volver.

- Clare -me comenta, orgulloso- es una persona maravillosa. - Observo que ha bebido, a pesar de lo que le dice el médico. - Inteligente, fuerte, honesta, vital... y preciosa -sonríe-. Y ha sabido encontrar la felicidad pese a ser la mujer del viajero en el tiempo.

Nos quedamos en silencio. Suena Queen en la radio. "I was born to love you". Me pregunto cómo sería poder verlos en directo. O viajar a la gira de los Straits del 92. Luego me sorprendo, en una de esas certezas que llegan de golpe, de haber estado escuchando la historia de amor de un perfecto desconocido en una noche de sábado. El reloj marca más de las 3.

Miro al asiento de atrás y veo un montón de prendas de ropa desordenadas. Henry ha desaparecido.

~0~

@book{theTimeTravelersWife,
author = "Audrey Niffenegger",
title = "La mujer del viajero en el tiempo",
publisher = "DeBolsillo (Random House Mondadori)",
year="2003",
note="traducción de Silvia Alemany (2005)"
}

1 comentario:

Ernesto dijo...

No soy muy de ciencia ficción (tú sabes, lo mío es la ingeniería ficción, al proyecto me remito) pero me pica la curiosidad por leerme ese libro.