28.10.07

¡Cuidado!

En su lugar, probablemente tampoco me habría levantado. Me declaro culpable, señor juez.

Puedes hablar de cobardía. Puedes argumentar, posiblemente con razón, que la sociedad se deshumaniza, se despersonaliza, se insensibiliza. Tal vez tú tampoco te habrías levantado.

Hoy beatificaban a algunos centenares de mártires. Anteayer debatían una ley de memoria histórica. Todo nos debería servir para lo mismo: recuerda que eres mortal. Recuerda que puedes mirar hacia otro lado, poner excusas, racionalizar, mientras la injusticia se comete ante tus ojos. Tal vez incluso por tus propias manos.

¿Crees que no puede volver a pasar? Piensa, piensa, piensa... Piensa si te has alegrado de la desgracia ajena, aunque sea de la derrota del equipo rival. Piensa en toda la sangre que no te afecta. Piensa en todas las veces que has dicho "se lo merece" y era para mal.

Es la enfermedad crónica de la humanidad. La indiferencia, el rencor, la violencia, la venganza.

Unos golpeaban los clavos. Otros vociferaban. El resto miraban hacia otro lado. O contemplaban cómo le crucificaban.

En nuestras manos está que nada de ello se repita. Pero no debemos, nunca, bajar la guardia.

Memento mori.

2 comentarios:

zazou dijo...

Yo no sé si me habría levantado, tal vez sí, pero nunca condenaría a otro por no hacerlo. Fue lo primero que pensé en cuanto vi las imágenes. Que cuántos días tardaría la atención en centrarse sobre ese personajillo de la derecha. Tres fueron, si no me equivoco.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Pienso, pero no recuerdo ningún error, ninguna mala acción, ningún pensamiento mezquino o miserable. En realidad, soy perfecto.

Cuidado con la prepotencia.

Un saludo.